Octubre: El mes del terror

Este año decidí unirme a la gran cantidad de bloggers que ocupan Octubre como un mes para realizar especiales, ya sean de terror para vloggers, o el conocido inktober para ilustradores. En mi caso decidí dedicar este mes al terror, a escribir de películas serie b, de bajo presupuesto de distintas épocas y que representará en cierto modo los cambios conceptuales que ha sufrido el mundo las últimas décadas.

 

La primera película que analicé fue The Messengers, la primera película de los hermanos Pang, conocidos por esa película de culto llamada The Eye, la cual junto a The Ring abrieron las puertas a occidente al cine de terror asiático.

 

The Eye, Terror asiatico
The Eye, Terror asiático

La segunda es el clásico de Wes Craven, Scream, una película que revivió el genero de terror, e inspiró a nueva generaciones de realizadores (y porque no decirlo) y casas productoras a repensar y reformular la forma en al cual e piensa el setting de terror. Así, a partir de esta se ven nueva películas como Saw, The Blair Witch Project, entre otras.

A este experimento finalmente se unieron Geraldy e Iván con un especial de Hannibal, la serie que tiene poco que ver con la saga de películas y menos que ver con la saga literaria, pero que se va a hacer los millenials creen que las serialización de contenidos es el futuro. También fue la primera vez que en AdC, realizamos un crossover . Los amigos de Revius.Net participaron con The Babadook, una película bastante moderna que intenta rescatar la intriga del terror ochenteno, y por nuestra parte Geraldy escribió del clásico Halloween.

El especial me dejó un par de lecciones la primera es que me gustan mucho más las películas de los 70/80s, y que a medida que se va modernizando el lenguaje y ritmo audiovisual me siento cada vez más incomodo y comienzo a cada falla en la trama se saca completamente de la película, más que nada porque siento que estoy viendo un spot comercial en lugar d un discurso bien articulado. Es una reflexión que da era mucho más, pero el principio es bastante simple, cada vez siento los objetos de consumo masivos como spot que están intentando venderse a si mismos, siento estos objetos masivos como una venta del estilo estético que representan, en lugar de presentar un discurso único, un punto de vista, una forma de enfrentar una idea que sea propia algo que le brinde arte, a esto que llamamos séptimo arte.

 

El especial puede ser leído de forma completa en Asdecopas.cl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *